5 de enero de 2016

Balance Seriéfilo 2015

Por algún motivo hoy he recordado que tenía un blog y que hacía casi 4 meses que no escribía en él, desde que las redes sociales se pusieron de moda parece que esto de dedicarle un buen rato a escribir ya no se lleva y al final queda en el olvido.

Sea como fuere me dispongo a realizar un pequeño resumen de mis descubrimientos seriéfilos de 2015, sigo alimentando esta enfermedad que no para de crecer. Comentaré un poco sobre las series que he descubierto este pasado año, ya sean nuevos lanzamientos o simplemente series que he comenzado de cero y llevaban ya unos años en emisión o incluso han sido canceladas.

Por empezar por alguna lado lo haré por las que más me han gustado y acabaré con las que no han acabado de llenarme, la verdad es que cada año hay más variedad y se hace dificil escoger una o varias entre todas.


Imagen | USA Networks

Mr Robot


Sin duda una de las series revelación del año, estrenada por la cadena USA Network (algunos la recordareis por haber lanzado hace unos años The 4400). La serie gira entorno a Elliot, un joven hacker con ciertos problemas mentales que de día trabaja como experto en un empresa de seguridad informática, de noche y en su tiempo libre se dedica a investigar todo lo posible sobre sus conocidos de forma compulsiva y a perseguir delincuentes a través de la red.

El papel del protagonista se complementa con una serie de personajes construidos a su alrededor y que contrastan con el carácter reservado de Elliot. Todo el enredo sobre el que transcurre la historia parte de un ataque a la empresa E Corp, cliente de la empresa donde trabaja Elliot y el descubrimiento de quien está detrás de él, desde ese momento el protagonista empieza a tirar del hilo descubriendo un grupo de hackers que le propondrán una oferta que no podrá rechazar.

El ritmo de la serie es vertiginoso y no afloja durante ninguno de los capítulos que componen la primera temporada. Como punto fuerte trata temas de seguridad informática sin inventar ni fantasear demasiado (inconveniente del que si abusa CSI: Cyber) y los presenta de una forma estimulante incluso para los profanos en la materia.


La serie presenta muchos temas actuales sobre privacidad o derechos en la red que están de plena actualidad y sobre los que mucha gente no se ha parado a pensar aún.


Imagen | Lifetime

UnREAL

Un descubrimiento de última hora que se sale de lo común para una cadena tan familiar como Lifetime. La serie es una especie de falso reality llamando
'Everlasting', gira entorno a la grabación de un programa en el que un niño bien de buena familia se presenta para buscar a su próximo amor. Si, se que puede sonar a programa de Cuatro o MTV pero no se queda aquí.

Además de narrar como avanza el concurso se centra en todo el equipo (director, productores, realizadores, psicólogos...) que hace posible que dicho reality salga adelante, la manipulación que ejercen sobre las participantes para buscar enfrentamientos entre ellos, trapos sucios o simplemente una buena dosis de drama.

En su primera temporada describe paso a paso como se construye ese falso cuento de hadas y lo que están dispuestos el programa y sus trabajadores a hacer por arañar unas décimas de audiencia.

Entre el elenco de actores es agradable encontrar a Constance Zimmer (quizás la hayas visto anteriormente en Entourage, The Newsroom o House of Cards) haciendo de implacable productora ejecutiva del programa.



Imagen | E4

Skins

Serie británica de la cadena E4 sobre adolescentes pero no por ello para adolescentes, en mi humilde opinión una pequeña obra maestra que se debería emitir en más de un instituto para mostrar a los jóvenes las consecuencias de las malas decisiones que se pueden tomar en la vida.

Durante las 7 temporadas que la componen, narra la historia de tres generaciones de adolescentes provenientes en su mayoría de familias desestructuradas y los problemas asociados a dicha situación.


No esperes en ella encontrar nada parecido a series de adolescentes como The OC o Gossip Girl. En Skins se muestra la dura realidad, como estos jóvenes afrontan sus últimos años de colegios y luego toda clase de situaciones fruto de las drogas, el alcohol y la violencia en exceso. También hay hueco para problemas tan actuales como la homofobia, la obesidad, el estrés postraumático, la anorexia nerviosa, la depresión psicótica o el el autismo, temas que en general son aún tabú en nuestra sociedad sobre todo por la forma en que se abordan.



Imagen | FX

The Americans

Drama en emisión por FX cuyo argumento transcurre durante la Guerra Fria, protagonizado por espías soviéticos de la KGB infiltrados en estados unidos. La serie supone la vuelta por la puerta grande de Keri Russell (Felicity) a la pequeña pantalla.

Ambientada a principios de los 80 narra como es el trabajo de una pareja de espías soviéticos asentados en estados unidos y como desarrollan sus misiones mientras intentan compaginar una vida normal como padre y un trabajo de agente de viajes.

La trama se muestra emocionante desde el primer momento, más aún cuando descubren que su nuevo vecino es un agente de contraespionaje del FBI.

Sin duda una serie a tener en cuenta por su cuidada ambientación y guión que la hacen interesante de principio a fin.


Imagen | Netflix

Jessica Jones

Uno de los últimos estrenos del año, lanzado simultáneamente en medio planeta gracias a la plataforma de vídeo bajo demanda norteamericana Netflix en colaboración con Marvel.

Como puedes imaginar, el argumento gira entorno a un personaje más proveniente de la fábrica de superheroes norteamericana (personalmente no estoy muy metido en este mundillo más allá de alguna película de superhéroes).
Jessica (Krysten Ritter, a lo mejor la recuerdes de Veronica Mars, Gilmore Girls o Breaking Bad) es una investigadora privada malhumorada abocada a este trabajo tras una corta carrera como superheroína, con digamos un pequeño 'don' que la hace tener una fuerza superior a la media.

La trama se complica como es habitual con la aparición de un supervillano que la mortifica durante toda su existencia, Kilgrave. Con la ayuda de su amiga Rachel tratará de combatirlo y sobrellevar su vida plagada de recuerdos y alcohol.


Halt and Catch Fire

Sin salir de la temática informática de Mr Robot o Silicon Valley tuve la oportunidad de descubrir en verano esta serie también norteamericana, emitida por la AMC y con una de las intros más adictivas que recuerdo gracias a la música de Trentemøller.

El argumento de la serie gira entorno a una empresa ficticia llamada Electric Cardiff que en la vida real era Compaq y como tras el lanzamiento del primer ordenador personal por parte de IBM, deciden realizan una copia pero con la particularidad de que esta sería portátil.

Durante la primera temporada se puede ver como se enfrentan a los distintos retos que le plantea a una pequeña empresa competir con el gran gigante IBM y conseguir sobrevivir a él. Quizás no sea una serie para las masas pero el elenco de actores sabe como darle un toque locura a toda la historia que engancha.


Imagen | Netflix

Orange is the New Black

Uno de los buques insignia (por llamarlo de alguna forma) junto con House of Card de Netflix y que llevaba tiempo intentado ver, una vez que dicha plataforma ha llegado a España ya no había excusa para seguir esquivándola.

La serie en su día se vio como algo rompedor ya que se basa en la historia real de Piper Kerman que cometió un delito (transportar dinero de la droga) y cuando estaba a punto de prescribir fue juzgada y encarcelada.

Es una comedia/drama que narra las vida diaria de la protagonista dentro de una prisión de mujeres en Nueva York, pone sobre la mesa toda clase de detalles y situaciones que son totalmente ajenos para la sociedad en general. Cada uno de los personajes dentro de la prisión tiene su propia historia y problemas que son relatados para comprender como han llegado ahí.

Como en la vida real los recortes también llegan al sistema penitenciario y nos muestran las situaciones surrealistas que pueden llegar a provocar en una prisión prácticamente autogestionada por las reclusas, tampoco se dejan de lados las vida de los guardias y de los parientes de Piper al otro lado del muro.


Imagen | Netflix

Unbreakable Kimmy Schmidt

Sin duda la más surrealista de todas las series aquí listadas, la comedia de Netflix protagonizada por Ellie Kemper (The Office) narra la historia de una chica que es liberada tras pasar 15 años secuestrada por una secta subterránea.

Kimmy una vez liberada decide trasladarse a Nueva York y va mostrando como es para una persona adaptarse a la sociedad actual de golpe, pasando por toda clase de situaciones disparatadas fruto del desconocimiento.

Pese a las buenas críticas que se pueden encontrar sobre ella a mi no me ha acabado de convencer, es surrealista si, pero no veo que la historia pueda ir más allá de una única temporada.


Y aquí finalizo con el pequeño repaso a mi adicción, no descarto que se me olvide alguna, en cuyo caso siempre podré editar este post y añadirla.

Entradas relacionadas: