20 de julio de 2005

Lo que nunca querrias oir en una operación.

-- Mejor guarda eso, lo vamos a necesitar para la autopsia.
-- ¡Acepta este sacrificio... oh Señor de la Oscuridad!
-- ¡¡Persigan a ese perro y traigan lo que se llevó!!
-- Oigan... si este es el hígado... ¿¿eso que es??
-- Enfermera... páseme esa... ehmmm, ¿cómo se llama ese aparato?
-- ¡Ay, se me fue la mano!... ¿saben si alguien sobrevivió a 500 ml de esto antes?
-- ¡Uf... de nuevo un apagón!
-- ... ustedes saben que pagan muy bien por los riñones... ¡total, este para qué quiere dos!!
-- ¡¡Todo el mundo quieto!! ¡Perdí mis lentes de contacto!
-- Oye, ¿quién puso esto aquí?
-- ¿Pueden parar a esa cosa de latir? Me hace perder la concentración...
-- Uf, ¡detesto cuando se me cae algo aquí dentro!
-- ¿¿Cómo??, ¿este paciente no era el del cambio de sexo?
-- No te preocupes, creo que si esta bien afilado...
-- ¡¡FUEGO!! ¡¡FUEGO!! ¡¡Todo el mundo afuera!!
-- ¡Oh No! ¡Justo la página 47 del manual no está!
-- Enfermera, este paciente firmó la tarjeta de donación de órganos, ¿verdad?