1 de septiembre de 2010

Tu ahorra y recicla que ya malgasto yo


Imagen | Wikipedia

Hace meses que las empresas en un supuesto arrebato ecologista intentan convencernos de que consumimos demasiado y nos estamos cargando el medio ambiente cuando realmente la culpa es suya en la mayor parte.

- Caso 1: Factura electrónica.

En los últimos meses probablemente hayas dejado de recibir de repente tu factura en papel del recibo del agua, luz, teléfono, adsl, móvil... o te bombardeén con mensajes y cartas para que te cambies a la factura electrónica. Esto sería lógico sin con ello acabase la comunicación vía postal por parte de dicha empresa con el usuario para todo, pero no, te seguirán llegando cartas con promociones que ni te interesan y tonterías varias pero tu factura que es lo que realmente te interesa ya no.

Como caso particular y sufrido personalmente el haber adquirido un teléfono móvil + modem usb de regalo en cierta operadora de color rojo, ha supuesto la recepción de 4 cartas en sus 4 sobres con una única hoja en su interior para algo que perfectamente podían haber mandado en una sola carta o por e-mail, pero ya se sabe, lo que se carga el medio ambiente es la factura.

- Caso 2: Las bolsas de la compra.

El pasado año un conocido hipermercado Francés decidió dejar de dar bolsas de plástico de forma gratuita para contribuir nuevamente a salvar el medio ambiente, esto otra vez sería coherente si no las malgastasen luego en envolver las magdalenas individualmente y a su vez de forma conjunta o poner plásticos entre las lonchas de jamón.

Total que si realmente querían contribuir a no contaminar era tan fácil como sustituir las bolsas por otras biodegradables y regalarlas igualmente en vez de gastarse un dineral en una campaña de autobombo demostrando lo buenos que son por no regalarlas, pero ya se sabe que el negocio es el negocio.

Y así podría nombrar decenas de casos donde nos pintan como los malos pero en el fondo los que no hacen nada son ellos y aún así nosotros pagamos el pato.