30 de septiembre de 2013

The IT Crowd llega a su fín.


Imagen | Channel 4


El pasado viernes la cadena británica Channel 4 puso punto y final a la serie The IT Crowd (Los Informáticos) tras cuatro temporadas, lo hizo con un capítulo especial de doble duración, no será un final tan sonado y comentado como el de Dexter o Breaking Bad pero sus seguidores seguro que no se lo han perdido.

AVISO: si NO has visto hasta el final especial de The IT Crowd no sigas leyendo.

Pese a haber emitido la última temporada de la serie en el verano de 2010, los creadores de esta curiosa comedia quisieron darle un último adios con un capítulo especial donde poder ver por última vez a Roy Tenneman (Chris O'Dowd) en su papel de técnico de IT extremadamente vago, a Maurice Moss (Richard Ayoade) el más nerd de la oficina y a Jen Barber (Katherine Parkinson) la directora del departamento que cayó en él por casualidad y no tiene noción alguna sobre informática. También para recordar a personajes como Douglas Reynholm (Matt Berry) el excéntrico director de Industrias Reynholm hijo del también excéntrico difunto Denholm Reynholm.

Quizás haya sido una comedia atípica pero nos ha dejado grandes momentos que probablemente la mayoría recordemos durante años, el más repetido a la vez que más utilizado en la vida real.

- ¿Ha probado a apagarlo y encenderlo otra vez?.


Versión en castellano aquí.


El anuncio antipiratería que tan famoso se hizo en la red ridiculizando a la industria del copyright y sus formas de perseguirlo.


Versión en Castellano aquí.


O el nuevo número de teléfono de emergencias tan "fácil" de recordar.


Todo esto y decenas de situaciones hilarantes más con el presidente de la compañía o su hijo como protagonistas o con Moss y Roy tratando de formar parte de la sociedad, han hecho que una comedía británica haya gustado fuera de ese país.

Como pegas para la serie quizás el humor no este a la altura de todos los espectadores, sobre todo por la particularidad de ser británico, otra cosa que nunca entenderé es el personaje del gótico que trabaja en la sala de servidores, nunca le vi gracia alguna ni como guiño a ese grupo de la sociedad.

En cuanto al capítulo final más vale tarde que nunca, se agradece un especial con el que dejar la trama medio cerrada, en esta última entrega se han visto las mismas situaciones disparatadas, como claro ejemplo la situación en que Jen lanza un café a un vagabundo sin querer mientras Roy discute con un chico bajito en medio de la calle, son grabados con un móvil y el vídeo acaba convertido en un viral haciendo acto de presencia hasta el colectivo Anonymous contra los protagonistas.

Como último apunte siempre me quedaré con las ganas de saber que habría sido de la serie si hubiese salido adelante la adaptación nortemaricana.

Entradas relacionadas: