21 de abril de 2009

Cuando la TV te empuja al P2P


Imagen | RocketRaccoon

¿Cuantas veces te has perdido un capítulo de tu serie favorita o el principio de una película por culpa de la manía de las cadenas de televisión nacionales de no respetar ni los horarios que ellas mismas proporcionan?

Acaso es normal tener que quedarse hasta las tantas de la madrugada para terminar de ver una película o el principio de alguna serie de calidad porque ohh dios! podría ser tomada como inmoral si se emite en prime time (horario en teoría en el cual ya no debe haber niños delante de la caja tonta) cuando cualquier serie española puede tener 100 veces más carga erótica o violencia gratuita.

Algunos me contestareis, ¡pues no lo hagas, apaga la tele y listo!. En ese punto es donde os doy la razón y es donde comienza mi reflexión de hoy.

Puede sonar descabellado pero cada día me convenzo más de que las cadenas de televisión tradicional se están cavando más hondo y más hondo su propia tumba, a estas alturas una gran mayoría de la población dispone de Internet y por las manos de casi el 100% de esos usuarios ha pasado alguna película o serie obtenida mediante P2P.


Imagen | Genbeta

Muchos hemos descubierto ventajas además del no tener que estar atados a los horarios impuesto por las cadenas o a las pausas interminables, los contenidos obtenidos en la red aportan un plus que ninguna televisión tradicional en nuestro país ha sabido explotar, hablo de la posibilidad de verlos en V.O, con subtítulos, en modo panorámico 16:9 (el formato original de la mayoría de las series y películas), en Alta definición o el simple hecho de poder disfrutar de contenidos que probablemente nunca lleguen a emitirse en abierto.

Por ese motivo pienso que el P2P ha venido a llenar ese hueco dejado por la TV convencional y la solución no es perseguir al ciudadano por obtener dichos contenidos por sus propios medios sino ofrecerle lo que esta demandando, en vez de gastar millones de euros en cerrar y demandar a webs de intercambio de contenido lo suyo sería esforzarse en cuidar las propias y dotarlas de contenidos de calidad para poder ver cuando y donde uno desee.

En resumen: Internet NO es un enemigo sino un aliado, pero parece que nadie lo quiere ver...

Entradas relacionadas: